#Día Internacional del Trabajo Social: El trabajo social como promotor de comunidades y entornos sostenibles

Hoy, 21 de marzo del 2017, dedicamos la entrada al trabajo social comunitario participando en el festival de blogs de trabajo social en conmemoración al #DíaInternacionalDelTrabajoSocial para la visibilización de nuestra disciplina.

copia TS

La temática de este año es el trabajo social como promotor de comunidades y entornos sostenibles, así que las ideas estoy segura que rebosan en las cabezas de los trabajadores y trabajadoras sociales, ya que se trata de un arte sin límites que interviene en las comunidades de forma colindante siempre.

Pero en esta entrada haremos una visión desde el trabajo comunitario en sí mismo. Así que vamos a entrar en materia por dónde se entra generalmente, la definición de conceptos.

¿Qué es una comunidad?

Según el diccionario de la Real Academia Española (en adelante, RAE), es:

f.Cualidad de común (‖ que pertenece o se extiende a varios).

f.Conjunto de las personas de un pueblo, región o nación.

f.Conjunto de naciones unidas por acuerdos políticos y económicos.

f.Conjunto de personas vinculadas por características o intereses comunes.

f.Junta o congregación de personas que viven unidas bajo ciertas constituciones y reglas, como los conventos, colegios, etc.

Para dejar de lado la relatividad y poder entrar en términos teóricos, nos quedaremos con la cuarta acepción, es decir, “personas vinculadas por características o intereses comunes”.

En este sentido, el trabajo social comunitario aporta múltiples beneficios en una sociedad que cada día es más individualista y debido al ritmo de vida de las personas, encontramos una prácticamente inexistente red social y comunitaria para muchos de los y las ciudadanos/as.

Así pues, las trabajadoras y los trabajadores sociales intervienen para fomentar las redes sociales así como señalar esas características e intereses comunes que comparten las personas de una zona para que se unan y formen una comunidad.

Para que acerquemos el concepto a la realidad, como ejemplo encontraríamos las asociaciones de vecinos que serían un agente de trabajo social comunitario ya que buscan la participación ciudadana para promover medidas que mejoren su barrio, un elemento que comparten en común.

Este tipo de trabajo social busca encontrar puntos en común entre las personas para más tarde dejar en sus manos el poder de cambiar la realidad, empoderándolas en ese proceso. En consecuencia, los individuos cogen las riendas de la situación y deciden en comunidad cuáles son sus necesidades y qué soluciones pueden aplicar así como quiénes son los agentes que deben intervenir en esa realidad.

trabajo social

Durante el proceso y especialmente al principio, las trabajadoras sociales inciden en los pasos que deben tomar para empezar a buscar esas necesidades en común (es similar a una intervención grupal pero a gran escala, teniendo así características específicas diferentes).

El objetivo del trabajo comunitario es, generalmente, la mejora del bienestar de esa comunidad. Por ese motivo, los ciudadanos  deben decidir sus propias necesidades y escoger en común sus objetivos, promoviendo así su autodeterminación y quedando en sus propias manos el poder de cambio.

De este modo, el o la trabajador/a social tendrá finalmente el papel de ayuda, asesoramiento y apoyo.

¿Y qué tiene que ver la sostenibilidad?

Aunque es un concepto medioambiental, yo utilizaré el término con su definición de prolongado en el tiempo por sí mismo, sin ejercer daños.

Precisamente, la esencia de las intervenciones del trabajo social comunitario son potenciar la capacidad de las comunidades para funcionar por sí mismas a lo largo del tiempo. Es decir, el recurso que se trabaja en realidad es el capital humano. Se trata de empoderar a los individuos que forman parte de la comunidad para que sean capaces luchar por sí mismos para cambiar la situación que no les funciona, algo muy propio de nuestra disciplina: el trabajo social.

Aunque como hemos hablado anteriormente con el ejemplo de la asociación de vecinos se necesita la colaboración de otros agentes sociales para conseguir cambios. Es decir, para que mis hijos no tengan que caminar solos 5km hasta la biblioteca más cercana para hacer algunos trabajos. De este modo, necesitamos una biblioteca cerca o algún transporte público a ella (la necesidad). En la asociación de padres comento el problema y la necesidad parece que afecta a más personas.

Así, creamos una comisión de trabajo en busca de posibles soluciones. Nos encontramos en una zona rural, de modo que la posibilidad del transporte público es complicada pero solicitamos una reunión con el ayuntamiento para hablar de nuestras propuestas, junto con un miembro de la escuela. En este caso, podemos ver que la escuela y el ayuntamiento son elementos esenciales para un cambio real, porque necesitamos la implicación de varios agentes sociales para el trabajo comunitario.

Este tipo de trabajo requiere intervenciones con resultados a largo plazo pero son potencialmente preventivos, debido a que las personas conocen mejor los procesos a seguir para conseguir cubrir sus necesidades, evitando así problemáticas y recursos.

Desgraciadamente, el trabajo comunitario no suele ser el eje político de las intervenciones sociales debido a cómo funciona la política (necesidad de resultados en tempos reducidos para demostrar el éxito de las intervenciones), pero sí existen múltiples vías de trabajo social comunitario que se emprenden continuamente: una asociación de vecinos, una cooperativa o una asociación de padres y madres, por ejemplo.

Finalmente, y con mucha esperanza, os deseo un feliz #DiaTS para que sigamos trabajando por el cambio en positivo de la sociedad. ¡Que la fuerza os acompañe!

#Trabajo Social Sanitario: Aceptación del diagnóstico

Empiezo este 2017 con ganas de retomar algo que quisiera no tener que dejar, aunque como muchos sabréis el tiempo en ocasiones nos juega en contra. Abrimos el año con una entrada que significa mucho para mí a nivel personal y que espero que fomente el valor del trabajo social sanitario, algo esencial a día de hoy en el cuidado de las personas y su salud.

Hoy hablaremos del papel del trabajador social a nivel sanitario y especialmente, sobre la relación con el paciente en una intervención clave: la aceptación del diagnóstico.

trabajo-social-sanitario

Alicia hace unos meses que tiene síntomas de alguna enfermedad. No le ha dado la mayor importancia debido al ritmo de vida que lleva (el trabajo, la casa, los niños…), pero empieza a estar preocupada y acude al médico. 

Tras unos meses de pruebas, el médico detecta una compleja enfermedad en Alicia. Algo que no será pasajero, algo que le acompañará toda la vida, algo crónico. Y tras el diagnóstico y algunas pautas básicas, el doctor le da cita para varias pruebas más. Una de las citas, le comenta que será con enfermería dónde le explicarán extensamente qué implica ese diagnóstico.

Dentro de 15 días…

En cuando llega a casa, Alicia busca el diagnóstico en internet y se empapa de miles de opinones, artículos, comentarios así como posibles tratamientos. Y siente una ola de confusión. El asunto le abruma de tal manera que decide obviarlo, aunque como frecuentemente ocurre, las emociones le sobrevienen cuando menos se lo espera. Se siente sola y confusa, la enfermedad sigue y no sabe con quién consultar aquello que le ocurre. Cuando asiste de nuevo a su centro de salud, le comentan que no hay más citas, que debe esperar al día que le toca y con la frustración que ello implica se va a casa de nuevo.

Sus padres llegan a casa y le preguntan cómo ha ido el médico. Alicia no sabe bien explicar su diagnóstico y lo decora con aquello que ha recopilado en internet. Sus padres quedan todavía más confusos y llenan a Alicia de preguntas y sólo le hacen sentirse peor y todavía más sola, puesto que no encuentra fuentes fiables de información para entender qué le está pasando.

Y por fin llega el día esperado con la enfermera: le explica el diagnóstico, las dudas que le vienen en el momento, le da un número de contacto, un email y mucha información que aunque apacigua sus dudas, la introduce en una vorágine de emociones difíciles de gestionar y que a su familia desborda porque no saben realmente reaccionar.

Este momento, suele ocurrir en numerosas ocasiones ante la detección y exposición de algunos diagnósticos para un paciente. Aunque hay cierta idea de lo que implicará para la persona a nivel fisiológico y las dudas que puede presentar este nuevo panorama de vida para el usuario, no se plantea ningún plan a nivel social o emocional.

pixabay-com-1

Ahí entra el trabajador social. El acompañamiento durante la adaptación a esta nueva realidad, las emociones que emergen y la aceptación de la enfermedad son esenciales. Y aunque hay una mayor integración de este papel a nivel de diagnóstico de salud mental o algunas enfermedades específicas, no se trata de algo generalizado a enfermedades crónicas o de un impacto importante en las vidas de las personas.

El trabajador social se encarga de los factores psicosociales que afectan a los pacientes. De este modo, es necesario integrar el acompañamiento en este tipo de situaciones ya que el proceso emocional puede derivar en un empeoramiento de la enfermedad o un abandono de la medicación. Es decir, los trabajadores sociales inciden principalmente en la adaptación del paciente a lo que significa tener una enfermedad y cómo cambiará su vida a partir de ese diagnóstico. Tanto a nivel médico como a nivel personal.

Los límites que le implantará la enfermedad, los cambios que deberá integrar, información sobre las asociaciones o grupos de apoyo pertinentes, cómo comunicar la enfermedad a sus familiares o conocidos, apoyo en la búsqueda de estrategias para adaptar su entorno a su nueva forma de vida y especialmente, la gestión de los sentimientos y emociones que evocan la nueva situación.

Estos elementos pasan frecuentemente por alto y empeoran la situación de los pacientes, influyendo en una disminución de la adherencia terapéutica, cosa que empeora la situación médica de los pacientes y los desvincula de las instituciones sanitarias impidiendo, además, el seguimiento de la persona.

Consecuentemente, entendemos esencial el papel del trabajador social sanitario en el equipo multidisciplinar que interviene con pacientes de diagnósticos de enfermedades crónicas o degenerativas para la mejora de su calidad de vida, especialmente en la etapa de la aceptación del diagnóstico y su adaptación a la nueva realidad.

#Trabajo social y empresa

Aunque socialmente no sea común escuchar estos términos juntos, la iniciativa privada en el trabajo social coge fuerza con el tiempo. Y para muestra, un botón.

Hace unos días FirmaQuattro, una iniciativa empresarial del trabajo social que trabaja desde hace más de 25 años en el sector, daba la siguiente noticia: Ikea y FirmaQuattro inician un proyecto de colaboración de trabajo social para los trabajadores de la empresa, contando con la presencia de un trabajador social por cada centro de trabajo Ikea.

El proyecto se plantea tras el desarrollo ya llevado a cabo en algunas tiendas de Andalucía, dónde se instaló una línea de atención individual de casos en situación de emergencia social. A raíz de este, se ha expandido la colaboración.

Esta noticia lanzada el pasado 25 de octubre del 2016 nos demuestra como se afianza en España que Trabajo Social Empresarial, de manera que se le da visibilidad a la actividad del trabajador social que trabaja en la iniciativa privada.

¿Sus funciones? Mediar en situaciones conflictivas, dirigir la adaptación de la empresa a una sociedad que plantea cada vez más necesidades y problemáticas que requieren acciones cooperativas, facilitar las relaciones entre personas, equipos y ambientes, así como dar apoyo en el desarrollo de las potencialidades de los trabajadores; participar en la organización del trabajo detectando las necesidades de los trabajadores de forma que se fomenten sus potencialidades, así como prevenir las problemáticas; etc.

Aunque siempre existe ese miedo a la hora de emprender en el trabajo social porque no es lo más conocido, os dejo a continuación algunos blogs que nos cuentan un poco qué es el trabajo social en empresas o por iniciativa privada y algunos ejemplos de exitosos proyectos sociales del estilo. Son realmente interesantes.

  • Emprender en trabajo social  (Blog dedicado a la temática. Hace poco escribió un gran artículo sobre proyectos sociales liderados por mujeres de gran interés. Podéis acceder al susodicho aquí).
  • Trabajo social corporativo (Blog dedicado a la temática. Formación, consejos, perspectiva emprendedora, entrevistas a proyectos…Muy recomendable).
  • Israel Hergón Blog (Página y blog de trabajador social emprendedor desde una temática que aborda el arte con el mundo social).
  • Trabajo-social.es (Blog que presenta algunas entrevistas a través de la plataforma youtube dónde también podéis ver la perspectiva del trabajador social en iniciativa privada).
  • Jábega Social (Página y blog de trabajador social emprendedor. Expone de forma clara y concisa qué implica la iniciativa privada desde el TS y qué puede hacer un trabajador social por ti, podéis leer el artículo en concreto aquí).

¡Nos vemos en la próxima entrada!

 

#Trabajo social y perspectivas: socialismo

La socialdemocracia parece la base desde dónde nace nuestra disciplina, pero no tiene nada que ver. El trabajo social es una actividad que se puede desarrollar a través de múltiples miradas, creando a su vez diferentes acciones. De este modo y para poder entender esta visión en concreto, nos pondremos las gafas socialdemócratas y para ello, utilizaremos la definiciones de la Real Academia Española.

socialismo.

1. m. Sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y en la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes.

2. m. Movimiento político que intenta establecer, con diversos matices, este sistema.

3. m. Teoría filosófica y política del filósofo alemán Karl Marx, que desarrolla y radicaliza los principios del socialismo.

4. m. socialdemocracia.

 ¿Y qué sacamos en claro?

Un trabajador social desde una perspectiva socialista lucha por la intervención estatal en la vida de las personas, es decir, una ayuda proveída por la comunidad. De este modo, los valores fundamentales que encaminan la actitud de un trabajador social desde esta línea serían la igualdad, la solidaridad y la lucha por la construcción de políticas proteccionistas entorno a aquellos colectivos más vulnerables.

Es decir, la construcción de un Estado del Bienestar sería totalmente socialista, ya que a través del aporte común se cubren las necesidades de todos los ciudadanos, tratando de conseguir la igualdad entre los individuos. Pero no sólo la intervención estatal es la vía que utilizaríamos a través de esta visión.

Luchar por la colectividad y la comunidad son elementos indispensables del trabajo social, ya que la idea es crear agencia a través de voces conjuntas que luchen por los intereses de las comunidades, creando organizaciones, asociaciones o instituciones que fomenten la igualdad.

Un ejemplo claro sería la construcción de una asociación de vecinos para un barrio en el cual muchos de los vecinos considerasen que necesitan un hospital en las cercanías, porque el más cercano está a 150km.

En este sentido, el colectivo se hace escuchar más, recolectando todas las firmas de las personas interesadas, haciendo llegar su reclamación a una estancia mayor para que solucionasen el problema a través de manifestaciones o incluso proponiendo inciativas de ley. Vemos que a su vez, trabajamos valores como la implicación y la integración social, partiendo del supuesto de que aquello por lo que yo mismo lucho me importa más conjuntamente con la relación diaria que implica el activismo social con otros vecinos que participen en la comunidad.

En definitiva, el trabajo social comunitario así como impulsar organizaciones sociales que den voz a los individuos, son elementos  de nuestra disciplina totalmente enfocados desde la perspectiva socialista, a través de dos ideas básicas: si somos más, conseguimos más y hoy por ti, mañana por mí.

#Trabajo social y perspectivas: liberalismo

Con esta entrada abrimos una serie de artículos dedicados a diferentes perspectivas a través de las cuales podemos enfocar nuestra actitud como trabajadores sociales, de modo que podremos encontrar un pequeño resumen de metodologías o formas de enfocar los elementos del trabajo a la hora de intervenir.

En este caso hablaremos de la intervención del trabajo social desde la perspectiva liberal. Socialmente parece una premisa generalizada que nuestra disciplina es casi hermana de políticas socialdemocráticas, como si no fuésemos capaces de entender una intervención social más allá de las prestaciones económicas o el pensar en aquello común. Como si no quedase espacio en el liberalismo para la ayuda al otro.

Y esta idea está totalmente equivocada. Podríamos extendernos en el debate de porqué creemos que ciertas ideologías sólo abarcan aquellos tópicos conocidos a nivel Español y no pueden reinventarse o mezclarse, o lo que es más, reentenderse en otros ámbitos; pero no será este el objeto de la entrada.

La filosofía nos ayuda a profundizar en las ideas, y en este ejercicio, podemos encontrar múltiples posibilidades, más o menos innovadoras. Para realizar esta enriquecedora tarea, primero debemos adentrarnos en los significados. Debemos definir qué es la perspectiva liberal para poder entender qué herramientas podemos enfatizar en esta perspectiva.

Según la Real Academia Española:

liberalismo.

1. m. Actitud que propugna la libertad y la tolerancia en las relaciones humanas.

2. m. Doctrina política que defiende las libertades y la iniciativa individual, y limita la intervención del Estado y de los poderes públicos en la vida social, económica y cultural.

Hablamos entonces del ensalce de la libertad por encima de todas las cosas. ¿Y no encontramos los trabajadores sociales una vía identificatoria, desde esta perspectiva?

La respuesta es: sí. En la atención al individuo, dónde el empoderamiento, el refuerzo de las capacidades de la persona así como la potenciación de las mismas a través del propio individuo son claves. En este caso, y desde esta perspectiva, lo que se ensalza es la responsabilidad, el esfuerzo de la persona pero también su agencia y su autodeterminación.

Desde el trabajo social, éstos son elementos clave que trabajamos a diario. Cuando intervenimos en una situación de violencia de género, tratamos de ayudar a la persona a que se libere, siempre dejándole la agencia a él o ella misma de modo que la libertad se respete. Porque los usuarios son los protagonistas de sus propias historias, de sus propias vidas. Y partiendo de esta premisa, no intervendremos a menos que ellos o ellas lo pidan.

Es decir, en este sentido se potencia también la voluntariedad de las intervenciones, puesto que al respetar las libertades de los demás, entendemos también que quizá no quieren nuestra ayuda e intentamos relegar el menor poder de decisión a otro que no sea el usuario.

En definitiva, ayudamos a esa persona siempre y cuando lo necesite, para aquello que él o ella considera que necesita ayuda. ¿No parece tan alejado del trabajo social que conocemos, cierto?

¿Pero…y entonces…qué ocurre con aquellas personas que no ven que tienen un problema pero sí lo tienen, como por ejemplo, en el área de las adicciones?

Dejaremos la respuesta para otra entrada.

#Trabajadorassociales

La doctora en trabajo social Anna Scheyett describe cual es la tarea principal de un trabajador o una trabajadora social en las conferencias TEDx, un evento a nivel local tomando como ejemplo la dinámica de las conferencias TED: explicar en un limite reducido de tiempo, generalmente entre tres y siete minutos,  un tema relevante para la sociedad, en este caso, los y las trabajadores y trabajadoras sociales así como su importancia.

#Trabajo social

¿Y a qué te dedicas? – dice Alfonso, quién sentado en la barra del bar toma una caña junto a una chica sonriente a la que acaba de conocer.

Soy trabajadora social – declara sin inmutarse.

¿Y eso qué es? – aparece la mueca en su cara.

Y así a diario, chicos, chicas, señoras, señores…los trabajadores y trabajadoras sociales nos topamos a diario con esta situación, en la que el reconocimiento de nuestro trabajo así como profesión son nulos. Pero haciendo autocrítica, no hay más culpable que los propios profesionales quienes no hemos luchado por nuestro papel en la sociedad, preocupándonos más por la práctica diaria y las urgencias sociales que por la demostración de la necesidad de nuestro trabajo a través de la presentación de resultados, la investigación y la difusión de la actividad profesional.

Pero…dejando a un lado el por qué…¿Qué es una trabajador/a social?

El Consejo General del Trabajo Social utiliza la versión revisada de Melbourne del 2014 considerada como la definición global:

Consejo General TS

El trabajo social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Respaldada por las teorías del trabajo social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar.

Pero a efectos cotidianos esta definición nos queda larga y compleja. No creo que mi abuela entienda demasiado de esta definición, y sinceramente, me gustaría que supiese qué hago. Así pues, mi definición de un trabajador/a social es:

Aquella persona que potencia las capacidades de las personas para sacar lo mejor de sí mismas y conseguir así una mejor calidad vida, con el objetivo de trabajar por una sociedad más justa e integradora.

Mar

Y es que en el fondo, es lo que hacemos. Ayudamos a cambiar perspectivas, a repensar situaciones, a dar luz a oscuros que dificultaban la visión de nuestros usuarios y hacemos que ellos mismos vean la salida a la situación que en el momento les dificulta la vida. Por que son ellos los protagonistas de los escenarios, por que todos nos movemos en conjunto y conseguimos una sociedad cada vez más justa.

En definitiva somos…#agentes del cambio.