#Donar sangre: ¿Sabes cómo?

A veces de oídas conocemos procesos pero realmente no nos hemos parado a investigar realmente cómo funciona algo tan cotidiano como…¡Donar sangre!

Blog - Donar sangre

Pueden ser donantes:

  • Edades comprendidas entre los 18 y los 70 años
  • Peso superior a 50 kilos
  • Buena salud (en caso de estar enfermo/a con un resfriado, por ejemplo, tendrás que esperar a estar recuperado/a; en caso de cronicidad, deberás consultarlo con la unidad de donación).
  • Las mujeres pueden donar sangre hasta tres veces al año, mientras que los hombres pueden hasta cuatro veces.

Es necesario recordar que entre donación y donación deben pasar dos meses para poder realizar una recuperación completa.

¿Cómo funciona el proceso de una donación?

Al presentarnos ante una unidad de donar sangre (puede ser nuestro centro médico habitual, un punto acordado por la administración y las insituciones de salud, algún centro de trabajo o una universidad, entre muchas otras posibiliddades), nos harán entrega un cuestionaro con el fin de detectar factores de riesgo que nos pudiesen descartar como donantes. Os dejo a continuación algunos ejemplos:

  • Si te has hecho un tatuaje o piercing hace menos de cuatro meses ya que no se puede descartar todavía de forma absoluta que no hay infección.
  • Si te has inyectado drogas.
  • Si estás tomando antibióticos o los has tomado en los últimos 15 días, para evitar el contagio a través de la sangre.
  • Si tienes una enfermedad contagiosa, por el mismo motivo.

En este sentido, con el cuestionario se busca la autoexclusión del paciente tanto para su protección como para la donación.

A su vez, nos informarán del proceso así como nos harán entrega de la hoja de protección de datos para continuar con el proceso.

Seguidamente, tras recoger el cuestionario así como los datos básicos del donante se realiza una prueba de hemoglobina a través de un pinchazo en el dedo. Con ello, se analiza el nivel de hierro en sangre para detectar de manera superficial una anemia y descartar al donante por su protección.

A continuación, si los niveles son correctos, pasamos a la donación de sangre. Es el momento en el cual se coloca la vía de extracción en la parte interna del codo, de dónde se extraerán primero dos pequeños tubos de ensayo para asegurar que la sangre no presenta ninguna infección o anomalía y seguidamente aproximadamente 450 mililitros de sangre (cantidad de sangre segura extraíble para una persona de más de 50 kilos de peso), que conformará la donación en sí misma.

Finalmente nos harán presionar en el lugar dónde se encontraba la via para evitar hemorragias y nos colocarán una tirita, dejándonos descansar unos minutos antes de ponernos en pie.

Tras la donación

Es importante:

  • Tener en cuenta que no deberíamos retirar la tirita hasta pasadas las dos horas.
  • No hacer ejercicio o esfuerzos en las próximas 24h.
  • No consumir bebidas alcoholicas ni fumar en las siguientes 4h.
  • Beber muchos líquidos para ayudar al proceso de recuperación y del mismo modo, evitar lugares calurosos.

En caso de sentir mareo, lo principal es pedir ayuda las personas de nuestro alrededor, tendernos en el suelo y elevar las piernas para mejorar la circulación. En unos minutos el mareo se desvanecerá.

¿Habéis donado sangre alguna vez? ¿Cómo fue vuestra experiencia? 🙂

¡Nos vemos en la próxima entrada!

 

 

 

 

Anuncios

#Tecnología y discapacidad: Google Maps

Google maps y movilidad reducida (1)

La tecnología nos facilita la vida de maneras que a veces todavía no somos capaces de entender, pero como cualquier avance, suele repercutir principalmente a las necesidades normativas, a la mayoría.

A medida que la misma se desarrolla, vemos que se hacen avances en muchas direcciones y éste fue el caso del pasado Marzo con Google Maps y su introducción de las rutas accesibles para personas con movilidad reducida.

En esta aplicación podemos encontrar ya en España la opción de “Accesible para silla de ruedas” en la que nos indicará rutas en las cuales existen ascensores, rampas, paradas, andenes o entradas así como salidas con los elementos arquitectónicos necesarios para el uso del transporte público de las personas con problemas de movilidad reducida.

Google Maps como muchos y muchas sabréis se trata de una aplicación con grandes fuentes de recursos e información a través, no sólo de su equipo, si no también de los usuarios que interaccionan dando feedback de los lugares que visitan o utilizan para transportarse.

En este sentido, los Local Guides (usuarios que realizan críticas u opiniones dónde informan del servicio de los transportes, restaurantes, hoteles, etc. que utilizan) dan información actualizada del uso de estas paradas facilitando la ampliación de posibilidades de ruta para las personas con movilidad reducida.

Esto aumenta las posibilidades de información accesibles añadiéndose a las aplicaciones recomendables y casi indispensables para personas con movilidad reducida. ¿Os gustaría un post sobre el tema?

¡Hablamos pronto! 🙂

 

 

 

 

 

 

 

 

#Día Internacional del Trabajo Social: El trabajo social como promotor de comunidades y entornos sostenibles

Hoy, 21 de marzo del 2017, dedicamos la entrada al trabajo social comunitario participando en el festival de blogs de trabajo social en conmemoración al #DíaInternacionalDelTrabajoSocial para la visibilización de nuestra disciplina.

copia TS

La temática de este año es el trabajo social como promotor de comunidades y entornos sostenibles, así que las ideas estoy segura que rebosan en las cabezas de los trabajadores y trabajadoras sociales, ya que se trata de un arte sin límites que interviene en las comunidades de forma colindante siempre.

Pero en esta entrada haremos una visión desde el trabajo comunitario en sí mismo. Así que vamos a entrar en materia por dónde se entra generalmente, la definición de conceptos.

¿Qué es una comunidad?

Según el diccionario de la Real Academia Española (en adelante, RAE), es:

f.Cualidad de común (‖ que pertenece o se extiende a varios).

f.Conjunto de las personas de un pueblo, región o nación.

f.Conjunto de naciones unidas por acuerdos políticos y económicos.

f.Conjunto de personas vinculadas por características o intereses comunes.

f.Junta o congregación de personas que viven unidas bajo ciertas constituciones y reglas, como los conventos, colegios, etc.

Para dejar de lado la relatividad y poder entrar en términos teóricos, nos quedaremos con la cuarta acepción, es decir, “personas vinculadas por características o intereses comunes”.

En este sentido, el trabajo social comunitario aporta múltiples beneficios en una sociedad que cada día es más individualista y debido al ritmo de vida de las personas, encontramos una prácticamente inexistente red social y comunitaria para muchos de los y las ciudadanos/as.

Así pues, las trabajadoras y los trabajadores sociales intervienen para fomentar las redes sociales así como señalar esas características e intereses comunes que comparten las personas de una zona para que se unan y formen una comunidad.

Para que acerquemos el concepto a la realidad, como ejemplo encontraríamos las asociaciones de vecinos que serían un agente de trabajo social comunitario ya que buscan la participación ciudadana para promover medidas que mejoren su barrio, un elemento que comparten en común.

Este tipo de trabajo social busca encontrar puntos en común entre las personas para más tarde dejar en sus manos el poder de cambiar la realidad, empoderándolas en ese proceso. En consecuencia, los individuos cogen las riendas de la situación y deciden en comunidad cuáles son sus necesidades y qué soluciones pueden aplicar así como quiénes son los agentes que deben intervenir en esa realidad.

trabajo social

Durante el proceso y especialmente al principio, las trabajadoras sociales inciden en los pasos que deben tomar para empezar a buscar esas necesidades en común (es similar a una intervención grupal pero a gran escala, teniendo así características específicas diferentes).

El objetivo del trabajo comunitario es, generalmente, la mejora del bienestar de esa comunidad. Por ese motivo, los ciudadanos  deben decidir sus propias necesidades y escoger en común sus objetivos, promoviendo así su autodeterminación y quedando en sus propias manos el poder de cambio.

De este modo, el o la trabajador/a social tendrá finalmente el papel de ayuda, asesoramiento y apoyo.

¿Y qué tiene que ver la sostenibilidad?

Aunque es un concepto medioambiental, yo utilizaré el término con su definición de prolongado en el tiempo por sí mismo, sin ejercer daños.

Precisamente, la esencia de las intervenciones del trabajo social comunitario son potenciar la capacidad de las comunidades para funcionar por sí mismas a lo largo del tiempo. Es decir, el recurso que se trabaja en realidad es el capital humano. Se trata de empoderar a los individuos que forman parte de la comunidad para que sean capaces luchar por sí mismos para cambiar la situación que no les funciona, algo muy propio de nuestra disciplina: el trabajo social.

Aunque como hemos hablado anteriormente con el ejemplo de la asociación de vecinos se necesita la colaboración de otros agentes sociales para conseguir cambios. Es decir, para que mis hijos no tengan que caminar solos 5km hasta la biblioteca más cercana para hacer algunos trabajos. De este modo, necesitamos una biblioteca cerca o algún transporte público a ella (la necesidad). En la asociación de padres comento el problema y la necesidad parece que afecta a más personas.

Así, creamos una comisión de trabajo en busca de posibles soluciones. Nos encontramos en una zona rural, de modo que la posibilidad del transporte público es complicada pero solicitamos una reunión con el ayuntamiento para hablar de nuestras propuestas, junto con un miembro de la escuela. En este caso, podemos ver que la escuela y el ayuntamiento son elementos esenciales para un cambio real, porque necesitamos la implicación de varios agentes sociales para el trabajo comunitario.

Este tipo de trabajo requiere intervenciones con resultados a largo plazo pero son potencialmente preventivos, debido a que las personas conocen mejor los procesos a seguir para conseguir cubrir sus necesidades, evitando así problemáticas y recursos.

Desgraciadamente, el trabajo comunitario no suele ser el eje político de las intervenciones sociales debido a cómo funciona la política (necesidad de resultados en tempos reducidos para demostrar el éxito de las intervenciones), pero sí existen múltiples vías de trabajo social comunitario que se emprenden continuamente: una asociación de vecinos, una cooperativa o una asociación de padres y madres, por ejemplo.

Finalmente, y con mucha esperanza, os deseo un feliz #DiaTS para que sigamos trabajando por el cambio en positivo de la sociedad. ¡Que la fuerza os acompañe!

#Ideas perniciosas del imaginario colectivo: La relación de ayuda siempre es gratis

Hoy hablaremos en este post de la perniciosa idea generalizada sobre las relaciones profesionales de ayuda.

first-aid-850486_960_720

Fuente: Pixabay.com

Hace algunos meses, escuchaba en una conversación de café a una señora quejándose del comedor social de su pueblo. Durante su discurso decía que le parecía increíble que una institución – así lo definía – como un comedor social que tiene como objetivo una idea tan noble como ayudar a los demás cuando más lo necesitan, tuviese trabajadores. Personas que cobran un sueldo por dedicar su tiempo a recoger los alimentos, organizar las comidas, cocinarlas, servirlas, repartirlas y el largo etcétera del funcionamiento de un comedor social, pero con la alarma de que éstos cobran por su trabajo.

¡No son voluntarios! – decía la mujer indignada una y otra vez durante la conversación.

Y esto me trajo a una reflexión derivada de esa idea generalizada en nuestra sociedad: La ayuda no se paga. Porque parece que esas personas, no comen. Ni comen, ni pagan facturas de luz, agua o gas. Ni tienen derecho a ir al cine un fin de semana. Porque si tu profesión está relacionada con la ayuda a los demás, debes hacerlo por voluntad, por moral, como si fuese suficiente para vivir la autorealización.

Esta idea es perniciosa hasta decir basta porque parte de dos principios básicos. El primero es que se parte de la idea: “Cuando yo ayudo al otro, doy sin pedir nada a cambio”. Y esto es un problema esencial porque parte del asistencialismo, de la caridad y de la solidaridad que en muchas ocasiones deja al descubierto a personas que sufren carencias importantes.

La diferencia entre el asistencialismo y el estado de bienestar es justamente esta. En el segundo, yo puedo exigirle al estado que cubra mis necesidades como responsable de mi cuidado como ciudadano, así como de la toma de decisiones que le cedí en su día en el pacto social implícito derivado de un intervencionismo social estatal que se halla albergado en el seno de lo que significa un estado del bienestar.

En el asistencialismo, en cambio, partimos de la idea de que ocasionalmente la sociedad en su conjunto así como el estado podrán cubrir mis necesidades, pero no es su obligación ni su deber y si dejan de hacerlo, no hay ley que hayan incumplido y por lo tanto, me quedaré sin asistencia.

Esta línea de trabajo implica una mayor precariedad de la intervención social, puesto que no hay un volumen importante de personas dedicadas a las relaciones de ayuda profesional que estén dispuestas a olvidarse de su propia vida, de pagar sus facturas y trabajar por amor al arte. En cambio, sí podría existir un mayor interés en el ámbito de la ayuda profesional y social si fuese posible cubrir las necesidades de estas personas a través de su quehacer profesional, que al fin y al cabo están trabajando por mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de su sociedad. Algo que, quizá destiña mucha subjetividad expuesto por una trabajadora social, pero creo que es evidente que sí merece una remuneración.

glasses-272399_960_720

Fuente: Pixabay.com

Del mismo modo, el segundo principio en el que se sustenta esta perniciosa idea es que valorar económicamente un acto de ayuda es desprestigiarlo, quitarle el sentido y  acercarlo a la corrupción, como si querer cobrar por ayudar a los demás fuese un delito.

En este sentido, es evidente que existe una fuerte confusión con la descripción de qué es una ONG, es decir, una organización no gubernamental, o para definirlas mejor, organizaciones sin ánimo de lucro.

Cuando se describen como organizaciones o empresas “sin ánimo de lucro”, no quiere decir que no cubran los gastos de las personas que trabajan en ellas. Las personas que dedican su esfuerzo, su formación y responden ante los actos que realizan dentro de su ejercicio profesional, son personas asalariadas que deben cubrir sus gastos necesarios, así como la misma empresa genera ciertos gastos, ya sean administrativos o ligados al propio volumen de trabajo.

¿De verdad alguien puede pensar que ONG tan extensas como Amnistía Internacional, ACNUR o ManosUnidas tienen tantas personas trabajando en sus actividades por amor al arte sin cubrir gasto alguno?

Así pues, a través de este post queremos lanzar la reflexión – porque dándole veracidad al dicho, si no se registra no consta – sobre la relación profesional de ayuda y la necesidad de quitarle esa etiqueta negativa cuando ésta es remunerada económicamente, puesto que ello permite no sólo mejorar el ejercicio profesional, ya que por ejemplo, un trabajador social no tiene que encontrar un trabajo remunerado para cubrir sus necesidades básicas y ejercer su profesión como voluntario, si no que además, es necesario que valoricemos – ¡y recompensemos, evidentemente! – económicamente el ámbito social, así como a sus trabajadores.

¿No os parecería absurdo pensar que un médico está haciendo algún perjurio a la sociedad cuando pide dinero tras una operación?

#Activismo de barrio

Hace un tiempo hablamos en el blog sobre el concepto de comunidad y lo que ello implica. Pero hoy traeremos a la palestra una iniciativa concreta, desmigajada, para que entendamos los entresijos del activismo social y sus beneficios dentro de una comunidad.

En Cataluña, antes del 1983, con la creación de la Escuela Catalana de Servicios Sociales y su posterior implicación en política social, ya constaba dentro de sus principios el método desinstitucionalizado de intervención (Areaga:2001). En este sentido, se destaca el fuerte carácter existente entorno al concepto de comunidad en la zona.

De este modo, no es difícil ver en numerosos barrios asociaciones de vecinos intensamente coordinadas para trabajar en pro de una mejor ciudad. Este es el caso de Badalona, una ciudad situada a 10km de Barcelona que posee una población de 219,708 habitantes.

Ésta ciudad tiene un entramado de más de 40 asociaciones de vecinos, entre las que no sólo se promueve la cohesión social, las redes sociales o para que nos entendamos, conocernos mejor los unos a los otros. Del mismo modo que se realizan estas funciones, se acogen aquellas demandas que la ciudadanía ve. Y es que quiénes viven día a día en sus casas son quiénes más fácilmente pueden detectar la urgencia del cambio de acera para evitar accidentes a los transeúntes más mayores o la necesidad de una biblioteca para los jóvenes del barrio.

Así pues, la asociación de vecinos de Bufalà, un barrio de la ciudad, decidió realizar el pasado 31 de octubre una fiesta celebrando la Castañada de un modo particular.

img-20150905-wa0007-1024x768

Fuente: avvbufala.org/el-fem-bufala-planifica-properes-accions

Los vecinos de la asociación embarcaron hace unos meses el proyecto FEM BUFALÀ (Hacemos Bufalà), con el objetivo de realizar diferentes acciones reivindicativas así como propuestas para la mejora del barrio, con iniciativas a través de grupos de trabajo que realizan propuestas como la construcción de una biblioteca-centro cívico a través de un edificio histórico que ahora está en ruinas, la creación de huertos urbanos para los más mayores o la necesidad del mantenimiento de los parques.

12122393_708289159270627_793434651004728060_n

Cartel de la fiesta reivindicativa

Ésta última fue la reivindicación que llevaron a cabo a través de la fiesta de la Castañada, realizada en el parque Torrents i Lladó, un parque bastante deteriorado.

En él se reivindicaban las necesidades de una adecuación de la área de perros, la mejora de la iluminación y limpieza, la habilitación de los espacios para actividades deportivas con el objetivo de fomentar otros usos del parque por los jóvenes – intentando evitar a su vez el botellón, práctica habitual en el parque debido a la falta de iluminación – el aumento de las flores y plantas, así como un espacio para actividades de deporte para mayores o columpios para los más pequeños.

Este tipo de actividad hizo que, aquellos vecinos que no formaban parte de la asociación, pero que viven cerca del parque o lo utilizan, se sumaran a una recogida de firmas para la reivindicación y conocieran el grupo asociativo.

No fueron pocos los ciudadanos que se acercaron a comer unas castañas y comentar con otros vecinos – que frecuentemente son absolutos desconocidos a falta de tiempo y ejercicios sociales de este tipo – el problema que suponía la falta de luz en el parque como elemento de seguridad cuando bajaban con sus hijos a jugar. De este modo, el tejido social se impulsaba, pero también el interés por que las cosas mejoren  fomentando la implicación de los vecinos, un elemento indispensable del trabajo social comunitario desde una perspectiva horizontal.

text4139o

El elemento cultural que aportaba la castañada en sí misma conjugada con la -cada vez más asimilada -fiesta de Halloween,  fueron también un reclamo para que los más jóvenes se interesasen por la iniciativa, que les pareció muy interesante debido al uso que realizan del parque.

Fueron múltiples las actividades que se realizaron, como el repartimiento de castañas, moscatel, el concurso de calabazas disfrazadas, una exhibición de Tai-Chi al aire libre e incluso un partido fútbol para los más pequeños.

Las diferentes actividades demostraron que se trata de un espacio con mucho potencial a explotar. Señaló también la fuerza que posee el activismo de barrio, ya que no sólo se recogieron tantas firmas como documentos se disponían, si no que además contaron con la presencia de la alcaldesa entre otros dirigentes políticos, que vieron las necesidades en primera persona.

En definitiva, este tipo de actividades fomentan la implicación de la sociedad en mejorar lo que consideran como propio: “su barrio”, identificándose con él y aportando una mayor cohesión social.

Tanto fue así que entre las reivindicaciones, apareció la de dar identidad al parque, ya que meses antes se retiró la placa que daba nombre al lugar por desperfectos y a falta de acciones institucionales, fueron los vecinos quiénes lo rebautizaron..

022-jpg

Cabe recordar que la organización social tiene más poder del que los ciudadanos imaginan.

El cambio ocurre si es la base de la organización la que lo entiende y realiza – Jorge Gónzalez Moore.

#Autocrítica

Aludía hace unos días Jordi Évole en un artículo en el Periódico a la autocrítica, ese ejercicio que parece que las personas a menudo olvidamos realizar.

Estaría encantada de utilizar la RAE como fuente oficial pero en esta ocasión, la descripción es cuanto menos bochornosa. Aún así, utilizaremos términos generales y definiremos la autocrítica como aquella práctica que destaca elementos tanto positivos como negativos de uno mismo, tratando de calificar o valorar de algún modo todos los aspectos mejorables de una persona.

Como podemos observar, se trata de un análisis. Un análisis de la realidad que uno mismo proyecta a través de sus actitudes o actos, así como intenciones. En este sentido, y separando el prefijo de nuestra temática, en España tenemos bien entrenada la crítica.

La sociedad se ve capaz de analizar la realidad y criticarla, destacando los elementos negativos y obviando en numerosas ocasiones los positivos. Este hecho parece que se ha acentuado todavía más con la crisis, en España.

italy-1041657_960_720

Fuente: Pixabay.com

En este sentido, la falta de empatía a la hora de realizar el análisis crítico ha sido evidente. Pero cuando hablamos de la #autocrítica, entonces la empatía con emociones implicadas e incluso circunstancias es tal, que obviamos los elementos negativos.

En otras palabras, cuando hablo de mí, no soy tan malo. Pero los demás son horribles, tengan las circunstancias que tengan.

Este hecho nos muestra el sesgo que tenemos a la hora de realizar una autocrítica, perturbando del todo el análisis y cayendo en una comprensión de categoría especial que nos impide ver nuestros errores y defectos.

Expondré un ejemplo para visualizar mejor la situación:

Alejandro llega al trabajo y saluda a todos sus compañeros efusivamente. Es un chico muy alegre y entusiasta, así que se pasa el día sonriendo así como disfrutando de la compañía de los demás. A todos les cae muy bien. Pero a Juan no. Juan piensa que Alex, como le conocen los amigos, es un pesado. Que tanta positividad no puede ser buena y que de un modo u otro, seguro que les quiere sacar algo.

Otro día más, como de costumbre, Juan le comenta a su amigo David lo que piensa de Alex.

  • Vaya pelma, macho. Menuda hartura de vida tener al tío este siempre “Hey tío, ¿qué te pasa? ¿te echo una mano?”. Es un trepa, hazme caso. Este se pasa el día haciéndole la pelota a todo el mundo para ver qué saca…Y tanta actividad, buah, es que fijo que se mete droga o algo. No se puede estar tan a tope siempre. No sé, parece muy nervioso…

Y entonces David asiente en silencio. Pero dentro de sí mismo piensa…

  • Vaya tela con Juan, macho. No hace más que criticar. Vaya hipócrita, si a él le gusta un montón que estén encima de él. Pero claro, como ahora Alex cae mejor pues…Qué mal lleva este hombre el éxito de los demás. Encima como Juan es un vago, pues apaga y vámonos…Alex es un tío legal, no sé. No entiendo a Juan…

Porque es así como David se da cuenta de que Juan no está haciendo un análisis justo. Sólo le ha buscado pegas a Alex, sólo y exclusivamente eso. En ningun momento ha intentado entender por qué Alex actúa como actúa. Pero entonces, un día David decide decirle a Juan lo que piensa.

  • Mira Juan, te lo tengo que decir. Eres un vago macho, te pasas el día en casa jugando y no vienes casi nunca con los amigos, nos tienes abandonados. Yo ya sé que tienes problemas en casa y que el curro te quita mucho tiempo pero es que no hay manera de verte. Encima en clase siempre estás de mal humor y no se te puede hablar de nada. Sólo haces que quejarte tío, no sé. Estoy harto de esa actitud.

No pasan ni diez segundos y Juan le contesta.

  • Tío David, hay que ver…Ya sabes la que tengo encima, que ya tengo mil cosas y no sé. Con mi familia las cosas no están muy bien, entre eso y que cuando voy a trabajo sólo hacen que explotarme pues el humor lo tengo fatal, ¿qué quieres? Es que macho, tú también deberías comprenderme un poco. Estudio, trabajo, aguanto a mi familia que es mucho y encima también tengo que aguantarme con vuestras quejas tontas…Macho, sé un poco maduro y entiende mi situación.
man-785568_960_720

Fuente: Pixabay.com

¿Vemos como nos autojustificamos, pedimos comprensión y empatía pero no entendemos al otro? Esta situación se repite múltiples veces, tratando de obviar la responsabilidad de nuestras propias acciones. En cambio, a lo ajeno nos es fácil exigirle responsabilidad.

Es por ello que debemos abogar por un mayor uso de la autocrítica, pero la autocrítica bien entendida, en la que detecto mis elementos negativos y trato de reconvertirlos, en aquella práctica del autoanálisis para poder mejorar como persona.

La autocrítica es sin duda, una de las mejores técnicas de desarrollo personal así como fomento del criterio existentes. Por que no hay nadie mejor para juzgarse que uno mismo, porque nosotros nos conocemos, nos entendemos y sabemos que también erramos…

Así que ya sabéis, más #autocrítica.

#Trabajo social y perspectivas: sistémica

Encontrar una definición sobre la teoría de los sistemas desde una fuente fiable u oficial, es sensiblemente complejo. Para poder crear las famosas gafas que nos ofrecerán la perspectiva necesaria para analizar nuestra disciplina desde esta vertiente, haremos uso de un pequeño mix de fuentes, las cuales podréis encontrar al final de la entrada.

Fuente: Alaya.es

La teoría de los sistemas fue un enfoque creado en 1928 por el biólogo austríaco Ludwin Von Bertalanfly, con la intención de analizar hechos biológicos desde un enfoque de los organismos en lugar de uno reduccionista. Él entendía que los análisis de elementos complejos, no podían realizarse con perspectivas lineales. De este modo, creó una visión novedosa que incluía el punto holístico necesario para entender problemáticas complejas.

Esta teoría entiende que el mundo está formado por sistemas, es decir, elementos relacionados. Pero la diferencia de la simple organización de la realidad, es que Bertalanfly consideraba que la relación entre las mismas era clave para entender su complejidad.

Por otro lado, una de las premisas básicas de la teoría de los sistemas es que la organización del sistema produce un todo mayor que la suma de sus partes, es decir, el significado que implica esa unión da un valor que no podríamos ver ni analizar si no estuviesen en ese sistema.

Esta visión encaja a la perfección en la lógica del trabajo social, dónde encontramos que la atención a la relación entre las personas y cómo afecta eso a cada una de las partes, son claves para la intervención – en especial, la familiar -.

En este sentido, trasladamos la intervención al terapeuta Bert Hellinger, quién hablaba de las constelaciones familiares, basándose en teoría sistémica para realizar intervenciones terapéuticas. Él destacaba la importancia del contexto en el que se desenvuelve el sistema y como ello afecta necesariamente a todas las partes que lo forman, creando así una cadena de afección entre todo el sistema.

Ahora que hemos conseguido crear una idea teórica de qué significa la sistémica, aterricemos los conceptos a la realidad.

La familia Pérez vive en Madrid, en plena capital. Su piso está situado en una calle bulliciosa, Gran Vía; aunque también podéis adivinar por esa ubicación que se trata de una familia de clase media-alta. Está formada por cinco miembros: Alicia (la madre), Juan (el padre), Rebeca (la hija), Julio (el hijo) y Charlie (el perro).

Juan trabaja de comercial en una empresa pequeña y suele llegar pronto a casa. Tiene muy buena relación con su jefe, así que siempre está de buen humor. Parece que escasea de estrés; caso contrario es el de Julio, que está en el último curso de bachillerato. Se pasa las tardes estudiando, porque le cuesta mucho, además de que es un joven bastante arisco e irascible. Rebeca tampoco tiene buen carácter, pero es más afable que Julio. Ella pasa pocas horas en casa, ya que realiza muchas actividades extraescolares. Se dedica a la música tras el colegio y a la danza. Alicia es chef en un restaurante de alta categoría. Es muy trabajadora, no sólo trabaja en la cocina del restaurante, si no que idea nuevas recetas en casa además de hacer algún que otro taller. Eso implica que pocas veces está en casa y se adhiere poco a la familia.

familia

Fuente: medicocontesta.com

Una tarde, Juan, tras un problema en el trabajo llega a casa. Julio, en ese momento le requiere el coche, puesto que necesita ir a la biblioteca a por un libro para profundizar en uno de los temas que saldrán mañana en el examen. Juan contesta de malas maneras, ya que al entrar en casa no quiere exigencias y prisas, puesto que llega cansado. Esto empeora el humor de Julio, que vuelve a su cuarto y da un fuerte portazo, pensando que no puede ni si quiera pedirle a Rebeca que lo lleve porque siempre está ocupada y nunca tiene tiempo para él…

¿Podemos imaginar la serie de catastróficas desdichas que devienen a continuación, cierto?

En este sentido, cuando analizamos la dinámica familiar, entendemos que cada situación individual afecta al sistema. Pero a su vez, el entorno también afecta. Es posible que aunque haya conflictos sólo en el individuo “Juan, padre” acabe afectando de una forma u otra al resto de contexto familiar. E incluso a otros sistemas.

Por ello, la teoría de las constelaciones familiares trata de analizar la situación bajo este contexto. De este modo, cuando analicemos a una familia, entenderemos cada situación por separado y como esta afecta a la misma.

Del mismo modo, este tipo de terapia en la práctica proporciona diferentes herramientas a la hora de intervenir, ya que incluye a su vez elementos de teorías psicológicas como el constructivismo, Gestalt, el psicoanálisis, el modelo cognitivo-comportamental entre muchas otras.

En definitiva, se trata de un prisma más utilizado para la intervención social, que nos sonará cercano a los trabajadores sociales. ¿Conocíais esta perspectiva de análisis?

Webgrafía

Tapia, D. (2008) Terapia Familiar Sistémica. Universidad Politécnica Salesiana. Ecuador. http://dspace.ups.edu.ec/bitstream/123456789/6096/1/Terapia%20familiar%20sistemica.pdf

Espinal, I, Gimeno, A. y González, F. (2013) El enfoque sistémico en los estudios sobre la familia. Gaias Consultores. http://www.gaiasconsultores.com/manuales/2013_11_22_18_50_06.pdf

Teoría de Sistemas, (s. f). En Wikipedia. Recuperado el 09 de Noviembre de 2015 de https://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_sistemas

Casas, G. Una perspectiva sistémica de la familia. Universidad de Costa Rica. Facultad de Trabajo Social. http://www.ts.ucr.ac.cr/binarios/docente/pd-000104.pdf