#Donar sangre: ¿Sabes cómo?

A veces de oídas conocemos procesos pero realmente no nos hemos parado a investigar realmente cómo funciona algo tan cotidiano como…¡Donar sangre!

Blog - Donar sangre

Pueden ser donantes:

  • Edades comprendidas entre los 18 y los 70 años
  • Peso superior a 50 kilos
  • Buena salud (en caso de estar enfermo/a con un resfriado, por ejemplo, tendrás que esperar a estar recuperado/a; en caso de cronicidad, deberás consultarlo con la unidad de donación).
  • Las mujeres pueden donar sangre hasta tres veces al año, mientras que los hombres pueden hasta cuatro veces.

Es necesario recordar que entre donación y donación deben pasar dos meses para poder realizar una recuperación completa.

¿Cómo funciona el proceso de una donación?

Al presentarnos ante una unidad de donar sangre (puede ser nuestro centro médico habitual, un punto acordado por la administración y las insituciones de salud, algún centro de trabajo o una universidad, entre muchas otras posibiliddades), nos harán entrega un cuestionaro con el fin de detectar factores de riesgo que nos pudiesen descartar como donantes. Os dejo a continuación algunos ejemplos:

  • Si te has hecho un tatuaje o piercing hace menos de cuatro meses ya que no se puede descartar todavía de forma absoluta que no hay infección.
  • Si te has inyectado drogas.
  • Si estás tomando antibióticos o los has tomado en los últimos 15 días, para evitar el contagio a través de la sangre.
  • Si tienes una enfermedad contagiosa, por el mismo motivo.

En este sentido, con el cuestionario se busca la autoexclusión del paciente tanto para su protección como para la donación.

A su vez, nos informarán del proceso así como nos harán entrega de la hoja de protección de datos para continuar con el proceso.

Seguidamente, tras recoger el cuestionario así como los datos básicos del donante se realiza una prueba de hemoglobina a través de un pinchazo en el dedo. Con ello, se analiza el nivel de hierro en sangre para detectar de manera superficial una anemia y descartar al donante por su protección.

A continuación, si los niveles son correctos, pasamos a la donación de sangre. Es el momento en el cual se coloca la vía de extracción en la parte interna del codo, de dónde se extraerán primero dos pequeños tubos de ensayo para asegurar que la sangre no presenta ninguna infección o anomalía y seguidamente aproximadamente 450 mililitros de sangre (cantidad de sangre segura extraíble para una persona de más de 50 kilos de peso), que conformará la donación en sí misma.

Finalmente nos harán presionar en el lugar dónde se encontraba la via para evitar hemorragias y nos colocarán una tirita, dejándonos descansar unos minutos antes de ponernos en pie.

Tras la donación

Es importante:

  • Tener en cuenta que no deberíamos retirar la tirita hasta pasadas las dos horas.
  • No hacer ejercicio o esfuerzos en las próximas 24h.
  • No consumir bebidas alcoholicas ni fumar en las siguientes 4h.
  • Beber muchos líquidos para ayudar al proceso de recuperación y del mismo modo, evitar lugares calurosos.

En caso de sentir mareo, lo principal es pedir ayuda las personas de nuestro alrededor, tendernos en el suelo y elevar las piernas para mejorar la circulación. En unos minutos el mareo se desvanecerá.

¿Habéis donado sangre alguna vez? ¿Cómo fue vuestra experiencia? 🙂

¡Nos vemos en la próxima entrada!

 

 

 

 

#Tecnología y discapacidad: Google Maps

Google maps y movilidad reducida (1)

La tecnología nos facilita la vida de maneras que a veces todavía no somos capaces de entender, pero como cualquier avance, suele repercutir principalmente a las necesidades normativas, a la mayoría.

A medida que la misma se desarrolla, vemos que se hacen avances en muchas direcciones y éste fue el caso del pasado Marzo con Google Maps y su introducción de las rutas accesibles para personas con movilidad reducida.

En esta aplicación podemos encontrar ya en España la opción de “Accesible para silla de ruedas” en la que nos indicará rutas en las cuales existen ascensores, rampas, paradas, andenes o entradas así como salidas con los elementos arquitectónicos necesarios para el uso del transporte público de las personas con problemas de movilidad reducida.

Google Maps como muchos y muchas sabréis se trata de una aplicación con grandes fuentes de recursos e información a través, no sólo de su equipo, si no también de los usuarios que interaccionan dando feedback de los lugares que visitan o utilizan para transportarse.

En este sentido, los Local Guides (usuarios que realizan críticas u opiniones dónde informan del servicio de los transportes, restaurantes, hoteles, etc. que utilizan) dan información actualizada del uso de estas paradas facilitando la ampliación de posibilidades de ruta para las personas con movilidad reducida.

Esto aumenta las posibilidades de información accesibles añadiéndose a las aplicaciones recomendables y casi indispensables para personas con movilidad reducida. ¿Os gustaría un post sobre el tema?

¡Hablamos pronto! 🙂

 

 

 

 

 

 

 

 

#El peso de las expectativas sociales

Pesan. Las expectativas sociales pesan sobre nosotros como una armadura de hierro que no podemos quitarnos de encima, cegándonos aunque muchas veces no seamos conscientes.

Espectativas sociales (1)

Frecuentemente nos descubrimos impregnados de inseguridades sobre aquello que los demás esperan de nosotros, frenando nuestros deseos y limitándonos enormemente.

El caso de Susana seguro, os suena familiar.

Susana estudió medicina, una de esas carreras que se consideran difíciles y prestigiosas como las que más pero después del primer año, tras sufrir mucho durante el proceso, descubrió que aquello no era para ella.

Hacía meses que lo sabía, que se esforzaba en vano aprobando a duras penas pero sin disfrutar ni un ápice de aquello en lo que estaba invirtiendo su valor más preciado: el tiempo.

Cada vez que se replanteaba qué camino debía escoger para poder disfrutar de cada paso los miedos la inundaban.

Si dejaba aquel medicina, sus padres pensarían que era un fracaso, que no había podido con su sueño y tiraba la toalla, además de por supuesto haber tirado el dinero. Sus compañeros de clase pensarían que no había podido con ello, que no era suficiente, que ella no era capaz. Sus amigos pensarían que era perezosa, que no se esforzaba, que era una triste. Y finalmente, recibiría el juicio social de haber fracasado en su decisión, sería una fracasada.

Eso frenó durante meses a Susana, haciéndola infeliz y retrasándola en la construcción de lo que realmente quería: otro camino.

Y si os fijáis todo se centraba en lo que los demás pensarían y no en lo que ella misma sentía. Así que un día cualquiera, decidió hablar con el fin de encontrar una solución, así que acudió a Lucía, su mejor amiga.

  • No sé qué hacer, no puedo imaginarme cómo se lo tomarán mis padres…Ya sabes cómo son.
  • ¿Y por qué no hablas con ellos? Seguir con la misma situación no te lleva a ninguna parte.
  • Ya…
  • Yo sólo sé que a veces no sabes lo que quieres y lo que sientes hasta que te metes de lleno. Y todos, absolutamente todos, nos equivocamos. ¿No?
  • Sí, eso lo sé, pero…
  • Pero no les has dado si quiera la oportunidad de saber que no estás a gusto con lo que haces. Quizá reaccionan diferente a lo que tú esperas.

Y Lucía dio en el clavo. Ella misma no le había dado la oportunidad a sus padres, a sus amigos, conocidos y a la sociedad de reentenderla, de adaptar aquellas expectativas y simplemente las sostenía, como aceptándolas.

Porque muchas veces aceptamos las situaciones como vienen aunque sean negativas para nosotros mismos tras haber integrado tanto esas expectativas sociales en nosotros  mismos haciéndonos incapaces de rebelarnos a ellas y luchar por aquello que queremos.

Porque aunque suene tópico, el cambio está en ti. Y si algo no te gusta, tú debes ser el primero que luche para que eso no siga siendo así.

Espectativas sociales

Y no. Estoy segura de que no es la primera vez que leéis esto y quizá este es uno de esos escritos más sobre motivación y dónde encontrar las fuerzas para superar esas barreras que nos encontramos a diario, pero ojalá me encuentres justo cuando te hayas olvidado de este hecho que muchas veces guardamos en la parte trasera de nuestra conciencia.

¡Abrimos este 2018, sobretodo, con fuerza!

🙂

 

#El defensor del pueblo

Hoy vamos a hablar de un recurso que escuchamos y leemos continuamente en los medios de comunicación pero rara vez conocemos en profundidad de qué figura se trata y para qué sirve.

defensor-del-pueblo-2

¿QUÉ ES EL DEFENSOR DEL PUEBLO?

Se trata de una figura que defiende en las Cortes Generales los derechos y libertades de los ciudadanos, supervisando la actividad de las administraciones públicas. Es decir, se asegura de que las instituciones de carácter público respetan los derechos y libertades de sus ciudadanos.

¿CUALES SON SUS FUNCIONES?

La defensa de los derechos y libertades de los ciudadanos, la investigación de casos concretos, la supervisión de la actividad de la administación pública, las visitas preventivas (especialmente a las prisiones), entre muchas otras.

En definitiva, se trata de un ente que trata de convencer a la Administración pública de tomar las medidas oportunas para corregir situaciones problemáticas o errores, de modo que no tiene un poder ejecutivo per se, pero sí una fuerte influencia, ya que según sus estadísticas más del 75% de las resoluciones propuestas por el Defensor del Pueblo son aceptadas por la Administración.

¿QUIÉN Y CUÁNDO SE PUEDE UTILIZAR ESTE RECURSO?

Cualquier ciudadano puede acudir al Defensor del Pueblo y solicitar su intervención, que es gratuita, para que investigue cualquier actuación de la Administración pública o sus agentes, presuntamente irregular. También puede intervenir de oficio en casos que lleguen a su conocimiento aunque no se haya presentado queja sobre ellos (por ejemplo, a través de los medios de comunicación debido a un caso que cree una alta alarma social).

Por ejemplo, podrían ser casos susceptibles de necesitar la presencia del defensor del pueblo:  un impago de la prestación por cuidador no profesional que superase el periodo de carencia de dos años o una denegación injusta debido a un error de valoración por la administración pública.

REQUISITOS INDISPENSABLES

  • Intervención necesaria de la administración pública (puesto que son estas actuaciones las que investigan).
  • Para presentar una queja, debe haber transcurrido menos de un año desde que ocurrió el hecho.
  • En caso de presentarla sin especificidades entorno a la queja (anónimas, sin motivos concretos de queja, mala fe o que creen perjuicios legítimos a derechos de tercerceros), será desestimadas.
  • Si el conflicto está en manos de tribunales o en caso de disconformidad con una resolución judicial no será posible el uso de la figura del Defensor del Pueblo, ya que su área de actuación es limitada. Para éste último caso sería necesario presentar un recurso judicial.

¿CUAL ES EL PROCEDIMIENTO?

El defensor del pueblo, ya fuese a través de una queja presentada por los/las ciudadanos/as (de forma gratuita) o por iniciativa propia, incia una investigación entorno a la situación que la requiera.

Las quejas se pueden presentar de manera individual o colectiva, cuando los ciudadanos consideren que la actuación de una administración (central, autonómica o local) o empresa o servicio público, ha vulnerado sus derechos.

Una vez presentada, el defensor del pueblo siempre responde a las quejas, ya fuese exponiendo sus actuaciones en relación a la solicitud o la omisión de las mismas y sus respectivos porqués.

¿CÓMO PUEDO PONER UNA QUEJA?

 

En definitiva, se trata de un recurso público muy útil que en contadas ocasiones conocemos lo suficiente para usarlo. ¡Espero que os sirva y nos vemos en la próxima entrada! 🙂

#Pensión No Contributiva

El Estado se financia a través de los impuestos que pagamos las personas que vivimos en España. Con esto, quiero decir que son múltiples las fuentes a través de las cuales se recauda el dinero (IVA, IRPF, cotizar a la Seguridad Social con la nómina, etc).

Y aunque todos aportamos de un modo u otro, en mayor o menor medida. El Estado, de esa recaudación, dedica una parte a la promoción y protección social (en 2016, el presupuesto total de esta partida es del 51,40% del total). En ella, podemos encontrar diferentes servicios o prestaciones. Pero a continuación, nos centraremos en la pensión no contributiva de jubilación.

hands-981400_960_720

Cuando hablamos de PNC (pensión no contributiva)  nos referimos a la prestación a la cual podemos acceder aun sin haber cotizado de forma suficiente para tener derecho a una Pensión Contributiva, es decir, si hemos cotizado menos del mínimo requerido (15 años) o fuera del tiempo establecido. Es decir, los últimos 2 años deben ser cotizados; en caso de que trabajases de los 20 años a los 50 años y te jubilases a los 65 años, contaría como que no has cotizado lo suficiente debido a que no están cotizados tus últimos 2 años laborales.

Para esta prestación es necesario cumplir unos requisitos específicos:

– Tener 65 años o más.

– No haber cotizado 15 años de vida laboral (siendo 2 de ellos, cotizados justo antes de solicitar la prestación) .

– Residir en territorio español durante 10 años (dos de los cuales tienen que ser los anteriores del devengo de la pensión, es decir, desde los 63 años).

– Carecer de ingresos suficientes según el criterio específico de la prestación (5.150,60 € anuales), aunque esta cuantía dependerá de los convivientes familiares del/la interesado/a. Dándose este caso, se aplicarían las cuantías de la siguiente tabla:

  • Convivencia con cónyuge y/o parientes de segundo grado consanguíneo (abuelo/as, nieto/as, hermano/as i cuñado/as del solicitante).
Nº convivientes €/Año
2 8.756,02
3 12.361,44
4 15.966,86
  • Si entre los convivientes se encuentran padres o hijos (primer grado consanguíneo).
Nº convivientes €/Año
2 21.890,05
3 30.903,60
4 39.917,15

Es recomendable acudir a los profesionales del trabajo social así como los técnicos de los servicios de la seguridad social para conocer las compatibilidades e incompatibilidades de esta prestación con otras, ya que pueden existir en vuestra comunidad autónoma prestaciones específicas que son incompatibles con la aquí expuesta.

Aun así, a continuación describiremos las incompatibilidades que podemos encontrar a nivel nacional y que también podréis encontrar en la página web del Imserso (www.Imserso.es).

La prestación no contributiva de jubilación es incompatible con:

– Pensión no contributiva de Invalidez.

– Pensión asistencial (PAS)

– Subsidio de Garantía de Ingresos Mínimos (SGIM)

– Ayuda de Tercera Persona (SATP)

– Prestación por Hijo a Cargo (discapacidad).

Esta incompatibilidad se da debido a que se considera que la Prestación No Contributiva cubre las especificaciones que cubren las otras prestaciones, siendo prescindibles éstas últimas teniendo la primera.

En cuanto a la cuantía de la prestación, ésta se establece –al igual que el requisito para llegar  a ella- teniendo en cuenta el número de beneficiados y sus respectivas rentas, entendiéndose de este modo que aquellos/as individuos/as que forman parte de la unidad económica de convivencia se beneficiarán de la misma, intentando atender sus necesidades. Para este año 2016, la cuantía anual sería de 5.150,60€ (en 12 mensualidades ordinarias más 2 extraordinarias, es decir, 14 pagas anuales), si la prestación en cuestión por criterios de renta fuese íntegra (367,9€ mensuales). En caso contrario, si la prestación nos per tocase pero de forma parcial, la cantidad ed la misma no podría ser inferior al 25% de lo establecido, es decir, 91,98€ mensual (1.286,65€ anuales). Estas cifras podrían variar en función de la cantidad de beneficiarios de la pensión no contributiva, siendo el caso en que si hubiese dos, por ejemplo, la cuantía mensual si la prestación se concede de forma íntegra sería de 312,71€ mensuales (4.378,01€ anuales).

En definitiva, el Estado ofrece protección a aquellos ciudadanos en situación de jubilación y necesidad a través de la PNC a aquellas personas que no han cubierto los requisitos de cotización de la pensión contributiva de jubilación. Para acceder a la misma, es recomendable acudir a los servicios sociales o los servicios de la seguridad social para recibir una asesoración personalizada, en caso de poder ser beneficiario de alguna asistencia complementaria.