#Trabajo social y series: 13 Reasons Why

The world events center • 5pm

[CONTIENE SPOILERS]

En esta entrada analizaremos la serie #13reasonswhy desde la perspectiva del trabajo social. Esta serie trata diversos temas interesantes para nuestra disciplina: desde el suicidio, el bullying, el acoso, el alcoholismo, las relaciones abusivas, las relaciones parentales, la desigualdad económica, la perspectiva de género, la violación y muchos otros.

13 Razones por las que, es una serie americana sobre Hannah Baker y su historia. Nuestra protagonista sufre diferentes problemas en su paso por el instituto durante los dos últimos años de  su vida y nos los cuenta a través de 13 cintas.

Clay, uno de los amigos de confianza de Baker recibe una caja con las 13 cintas un par de semanas después del suicidio de Hannah. Es entonces cuando escucha la historia de la protagonista desde su perspectiva.

Durante el relato, explica situaciones cotidianas que a simple vista parecen no tener efectos más allá de los obvios pero que poco a poco destruyen a una persona.  Como por ejemplo, cuando Justin difunde una imagen acompañada del rumor de que ha llegado a tener sexo con Hannah aunque no ha sido así.

Este tipo de acto tiene implicaciones que la serie nos muestra y que por desgracia, pasan generalmente desapercibidas. A partir de ese momento, la protagonista entra en la rueda del bullying, la excluyen por ese motivo y acrecentan el rumor.

Y lo que es peor, en la serie se muestra certeramente cómo estos rumores ligados al género (femenino) de Hannah implican acoso sexual. ¿Por qué? Por que a partir de ese momento “todos los chicos creen que es fácil”.

En intervenciones con jóvenes en los institutos, es difícil mostrarles las implicaciones que tienen aquello que ellos ven como simples comentarios, especialmente si llevan adheridos efectos de la desigualdad de género. Este material audiovisual puede ser una gran herramienta para ver el otro lado de lo que hacemos, las consecuencias.

Uno de los casos más claros es el de Alex, el cual participa en una lista que hacen en clase los compañeros sobre lo mejor de cada chica. En este caso, a Hannah le toca “tener el mejor culo”. Y aunque él lo hace como venganza hacia su novia por no tener sexo con él – situación que merece un amplio análisis per se- las consecuencias para Baker son terribles, aunque él creyese que era tan sólo una broma inocente.

MV5BMTE3YTZmZGMtYWE4MS00MDlmLWFhNmEtMDJmZDMxYWQ4Zjk5XkEyXkFqcGdeQXVyNjAwNTYwNDg@._V1_

La crítica insiste en que la serie, aparte de ser muy explícita en escenas como el suicidio o la violación, culpa a los 14 afectados de la muerte de Hannah y deja el suicidio como una vía posible. Y aunque es una forma de verlo, mi visión personal no es la misma.

Creo que la explicitud es una forma de hacer que el espectador se enfrente de lleno ante problemas como la realidad del suicidio (sin estética ni romance), la dureza de una violación así como el discurso de un violador y la perspectiva de Hannah en general en cuanto a las situaciones.

En definitiva y bajo mi análisis, la serie transmite un mensaje claro -especialmente a través de Clay-: Todos somos diferentes y reaccionamos diferente ante cualquier situación. Y jamás sabemos por qué está pasando la otra persona y cómo puede afectarle aquello que hacemos. Por ese motivo, es importante conocer las consecuencias de nuestros actos, preocuparnos por los demás y sobretodo pedir ayuda.

Os dejo con el trailer de la serie, no sin antes aclarar que pronto dedicaré una entrada exclusiva a la cinta 14 de #13reasonswhy, sobre la intervención del Counsellor con Hannah y cómo una mala intervención a nivel profesional puede ser terrible.

¡Nos vemos a la próxima!

#¿Qué es la pedagogía hospitalaria?

Las/os trabajadoras/es sociales son profesionales que, especialmente en el mundo sanitario, se encargan de la intervención social en los paciente. En este sentido, es importante que a nivel profesional conozcamos todos los recursos existentes para poder ofrecer el mejor asesoramiento a los usuarios.

Así pues, en esta entrada hablaremos de la pedagogía hospitalaria como recurso.

Spring has sprung!

La pedagogía hospitalaria es una parte de la pedagogía que se encarga de los pacientes hospitalizados con el objetivo de que sigan con su aprendizaje y formación evitando la exclusión social que podría derivar los ingresos en instituciones debido a su enfermedad.

En este sentido, se trabajan el cuidado personal y emocional insistiendo en la comprensión y toma de conciencia de la propia enfermedad, orientando sobretodo a los pacientes así como sus familiares sobre la compensación en el retraso académico por falta de escolaridad y dando a su vez contenidos educativos en los tiempos libres más allá del tratamiento médico.

Es decir, existen enfermedades crónicas que afectan a niños y niñas y que requieren procedimientos médicos con ingresos hospitalarios derivando a una ausencia de la vida social y especialmente escolar. Así pues, la pedagogía hospitalaria interviene de forma específica con los pacientes que se encuentran en este estado de vulnerabilidad manteniendo su integración y potenciando su continuidad en el ámbito académico.

Existen dos tipos de pedagogía hospitalaria:

  • Aquella que se ofrece dentro del centro médico dónde los usuarios están ingresados, en la cual se realizan grupos de distintas edades para mantener su nivel de escolaridad adaptando el currículo a sus necesidades.
  • Aquella que se ofrece en casa del usuario con un programa totalmente personalizado.

Aunque afortunadamente la mayor parte de los centros hospitalarios de España cuentan con una o varias aulas hospitalarias en las cuales realizan su currículo adaptado y los profesores hospitalarios mantienen la coordinación con sus tutores de centro escolar habitual, es necesario destacar que en la actualidad, los ingresos en hospital son cada vez más frecuentes aunque su durabilidad es inferior complicado así la intervención de la pedagogía hospitalaria pero no restando la necesidad de la misma.

¿Conocíais el recurso? ¿Creéis que se debería invertir más en los profesores en casa?

Nos vemos en la próxima entrada 🙂

 

#Proyectos sociales: Ecosia, mejorando el medioambiente con un click

Hoy hablaremos de Ecosia, un buscador que planta árboles con los ingresos que obtiene por publicidad a través de internet.

social virtual work

¿Qué es Ecosia?

Se trata de un buscador, como podría ser Google o Bing, pero que utiliza los ingresos que obtiene por la publicidad  por la que las empresas pagan para aparecer como las primeras opciones en cuanto una persona hace una búsqueda de su sector o palabras clave de su empresa.

Por ejemplo, si buscamos la palabra “colonia”, el primer resultado es una página de vuelos a Colonia (Alemania) y el segundo una tienda de perfumes online. Así pues, estos ingresos obtenidos por Ecosia se utilizan para la plantación de árboles en diferentes lugares del mundo.

ecosia_logo

La entidad alemana, se define como una empresa con vocación social gestionada por un pequeño equipo de personas muy entregadas, con el objetivo de convertir el planeta en un lugar mejor con pequeñas aportaciones.

¿Y cómo funciona?

Por cada búsqueda con Ecosia dónde aparecen anuncios, un 80% de esos beneficios se destinan a programas de plantación de árboles. Se puede utilizar tanto como buscador en página (www.ecosia.org) o alguna de sus extensiones para tu propio buscador. Por ejemplo, Google Chrome tiene una extensión específica de Ecosia que puede añadirse al mismo buscador.

¿Dónde plantan los árboles y por qué?

Según sus creadores, los árboles son sinónimo de un medioambiente feliz, personas sanas y economía estable. En este sentido, los árboles absorben CO2 y aportan oxígeno, mejorando la repercusión de la contaminación y el cambio climático.

También fomentan con ello la biodiversidad, con todos los beneficios que ello conlleva así como protegiendo los suelos, previniendo sequías, promoviendo los microclimas húmedos y fomentando la fertilidad de la tierra, tanto desde una perspectiva ecológica como una perspectiva económica.

Y por supuesto, la aportación de los árboles a la vida de las personas: los bosques proporcionan alimentos saludables en entornos sostenibles así como generan nuevas oportunidades económicas.

dirt-1835651_1280

En definitiva, mejorando el contexto podemos mejorar la calidad de vida de las personas.

El proyecto ha decidido colocar lugares de plantación en Burkina Faso, Perú, Madagascar e Indonesia. Los motivos son diferentes en cada caso, pero comparten algo esencial: son zonas que de una forma u otra han sido expoliadas de sus recursos naturales o tienden a una línea negativa para las personas y el medioambiente. Así pues, este proyecto puede ser una alternativa positiva que incluye la sostenibilidad del medioambiente, del medio de vida y un resurgir de oportunidades para las comunidades.

forest-272595_1280

Todo esto, tan sólo integrando este buscador a nuestra vida diaria. En 2014, Ecosia consiguió financiación para plantar un millón de árboles. Su objetivo para 2020 es de mil millones de árboles.

¿Les ayudamos? 🙂

#Día Internacional del Trabajo Social: El trabajo social como promotor de comunidades y entornos sostenibles

Hoy, 21 de marzo del 2017, dedicamos la entrada al trabajo social comunitario participando en el festival de blogs de trabajo social en conmemoración al #DíaInternacionalDelTrabajoSocial para la visibilización de nuestra disciplina.

copia TS

La temática de este año es el trabajo social como promotor de comunidades y entornos sostenibles, así que las ideas estoy segura que rebosan en las cabezas de los trabajadores y trabajadoras sociales, ya que se trata de un arte sin límites que interviene en las comunidades de forma colindante siempre.

Pero en esta entrada haremos una visión desde el trabajo comunitario en sí mismo. Así que vamos a entrar en materia por dónde se entra generalmente, la definición de conceptos.

¿Qué es una comunidad?

Según el diccionario de la Real Academia Española (en adelante, RAE), es:

f.Cualidad de común (‖ que pertenece o se extiende a varios).

f.Conjunto de las personas de un pueblo, región o nación.

f.Conjunto de naciones unidas por acuerdos políticos y económicos.

f.Conjunto de personas vinculadas por características o intereses comunes.

f.Junta o congregación de personas que viven unidas bajo ciertas constituciones y reglas, como los conventos, colegios, etc.

Para dejar de lado la relatividad y poder entrar en términos teóricos, nos quedaremos con la cuarta acepción, es decir, “personas vinculadas por características o intereses comunes”.

En este sentido, el trabajo social comunitario aporta múltiples beneficios en una sociedad que cada día es más individualista y debido al ritmo de vida de las personas, encontramos una prácticamente inexistente red social y comunitaria para muchos de los y las ciudadanos/as.

Así pues, las trabajadoras y los trabajadores sociales intervienen para fomentar las redes sociales así como señalar esas características e intereses comunes que comparten las personas de una zona para que se unan y formen una comunidad.

Para que acerquemos el concepto a la realidad, como ejemplo encontraríamos las asociaciones de vecinos que serían un agente de trabajo social comunitario ya que buscan la participación ciudadana para promover medidas que mejoren su barrio, un elemento que comparten en común.

Este tipo de trabajo social busca encontrar puntos en común entre las personas para más tarde dejar en sus manos el poder de cambiar la realidad, empoderándolas en ese proceso. En consecuencia, los individuos cogen las riendas de la situación y deciden en comunidad cuáles son sus necesidades y qué soluciones pueden aplicar así como quiénes son los agentes que deben intervenir en esa realidad.

trabajo social

Durante el proceso y especialmente al principio, las trabajadoras sociales inciden en los pasos que deben tomar para empezar a buscar esas necesidades en común (es similar a una intervención grupal pero a gran escala, teniendo así características específicas diferentes).

El objetivo del trabajo comunitario es, generalmente, la mejora del bienestar de esa comunidad. Por ese motivo, los ciudadanos  deben decidir sus propias necesidades y escoger en común sus objetivos, promoviendo así su autodeterminación y quedando en sus propias manos el poder de cambio.

De este modo, el o la trabajador/a social tendrá finalmente el papel de ayuda, asesoramiento y apoyo.

¿Y qué tiene que ver la sostenibilidad?

Aunque es un concepto medioambiental, yo utilizaré el término con su definición de prolongado en el tiempo por sí mismo, sin ejercer daños.

Precisamente, la esencia de las intervenciones del trabajo social comunitario son potenciar la capacidad de las comunidades para funcionar por sí mismas a lo largo del tiempo. Es decir, el recurso que se trabaja en realidad es el capital humano. Se trata de empoderar a los individuos que forman parte de la comunidad para que sean capaces luchar por sí mismos para cambiar la situación que no les funciona, algo muy propio de nuestra disciplina: el trabajo social.

Aunque como hemos hablado anteriormente con el ejemplo de la asociación de vecinos se necesita la colaboración de otros agentes sociales para conseguir cambios. Es decir, para que mis hijos no tengan que caminar solos 5km hasta la biblioteca más cercana para hacer algunos trabajos. De este modo, necesitamos una biblioteca cerca o algún transporte público a ella (la necesidad). En la asociación de padres comento el problema y la necesidad parece que afecta a más personas.

Así, creamos una comisión de trabajo en busca de posibles soluciones. Nos encontramos en una zona rural, de modo que la posibilidad del transporte público es complicada pero solicitamos una reunión con el ayuntamiento para hablar de nuestras propuestas, junto con un miembro de la escuela. En este caso, podemos ver que la escuela y el ayuntamiento son elementos esenciales para un cambio real, porque necesitamos la implicación de varios agentes sociales para el trabajo comunitario.

Este tipo de trabajo requiere intervenciones con resultados a largo plazo pero son potencialmente preventivos, debido a que las personas conocen mejor los procesos a seguir para conseguir cubrir sus necesidades, evitando así problemáticas y recursos.

Desgraciadamente, el trabajo comunitario no suele ser el eje político de las intervenciones sociales debido a cómo funciona la política (necesidad de resultados en tempos reducidos para demostrar el éxito de las intervenciones), pero sí existen múltiples vías de trabajo social comunitario que se emprenden continuamente: una asociación de vecinos, una cooperativa o una asociación de padres y madres, por ejemplo.

Finalmente, y con mucha esperanza, os deseo un feliz #DiaTS para que sigamos trabajando por el cambio en positivo de la sociedad. ¡Que la fuerza os acompañe!

#Trabajo social y cine: Múltiple

trabajo-social-y-cine

[CONTIENE SPOILERS]

Hoy hablaremos sobre un estreno reciente: Múltiple (Split). Trata de una película que mezcla fantasía y realidad, contando la historia de Kevin un joven con personalidad múltiple con un total de 23 personalidades diferentes.

Esta enfermedad mental se basa en «la presencia de dos o más identidades –raras veces más de diez- que toman el control de la conducta de una persona de forma recurrente, teniendo cada una de ellas recuerdos, relaciones y actitudes propios» (DSM-IV). Es decir, lo que vive una personalidad no lo vive otra.

Aunque pueda parecer que ese es el mensaje de la película, la enfermedad mental, es todo lo contrario. La historia trata de desgranar el impacto del trauma en las personas y realzar el valor que les da como supervivientes a la adversidad.

Night, nos muestra dos historias que se entrecruzan. Casey, víctima de abusos por parte de su tío se muestra hostil y desintegrada en un cumpleaños, mostrando la exclusión social que implica lo diferente así como las emociones y actitudes adheridas a una situación de trauma. Aunque se trata de una subtrama que parece ser tendrá desenlace en una segunda entrega del film ya confirmada.

Por otro lado, Kevin, quién también sufrió abusos por parte de su madre padece además personalidad múltiple disociada. En el film, a través de su terapeuta la Dra. Fletcher nos muestran una visión alternativa a la normativa: ¿y si las personas con personalidad múltiple son superiores porque son capaces de hacer cosas que la “normalidad” no puede?

newg_1

En este sentido, el enfoque sobre las enfermedades mentales está en la línea de la diversidad funcional. Es decir, plantear la personalidad múltiple como una forma de funcionar diferente a la que socialmente estamos acostumbrados y no como una inferioridad; plantearlo como un añadido, no como algo que resta.

La Dra. Fletcher en este sentido nos muestra herramientas que usamos en el trabajo social: empatía, comprensión, escucha activa, observación…Es más, durante las sesiones con Kevin (Barry, Denis y otros) parafrasea lo que él dice para demostrar que le escucha y no sólo eso, si no que entiende lo que él quiere decir realmente. Esta herramienta es habitual en trabajo social para extraer las demandas implícitas así como para respetar el derecho de autodeterminación de la persona.

Durante esas sesiones, las personalidades de Kevin piden ayuda a la terapeuta ya que se acerca una situación compleja: la identidad número 24 despertará y parece ser oscura. La trama a partir de entonces se sumerge en la historia de una lucha de personalidades con mayor poder que pretenden oscurecer la situación a través del sacrificio de tres jóvenes (Casey, una de ellas por accidente) para satisfacer a la bestia, una personalidad surgida del contacto con el trabajo de Kevin, un zoo.

Existen diferentes asociaciones que critican la visión que se da de los pacientes con TID a través del cine o la literatura, debido a que en general la temática suele acompañarlos con actitudes agresivas o terror, generando una imagen negativa del colectivo en el imaginario colectivo. Y aunque, personalmente, es una crítica certera, también es cierto que el arte en general a fomentado la visibilización de los pacientes, de las enfermedades y del interés de las personas por ver otras formas de vivir.

Cabe destacar que se trata de una película con fantasía, por ese motivo se hacen afirmaciones que son cuestionables o que todavía no están claras entre los expertos de la material. Por ejemplo, la posibilidad de alterar la neurobiología en función del estado de personalidad. En este sentido, es necesario ver la película con criterio y entendiendo que se trata de arte que mezcla fantasía y realidad.

Para más información sobre este tipo de transtornos, podréis encontrar su definición y diagnóstico en el DSM-IV con el nombre Transtorno de la identidad disociativo.

 

#Dilemas sociales y tercera edad: El caso de Clara

Hoy os hablaré de un caso concreto que abarca situaciones que por desgracia se dan frecuentemente en nuestra sociedad, creando dilemas sociales.

dilemas

Se trata de la historia de Clara, una señora de 86 años que vive junto a su hija mayor en casa. Mientras la hija trabaja durante todo el día, Clara asiste a un centro de día en el que hace ya cuatro años que es miembro. En él tiene su grupo de amigas, hace actividades de estimulación cognitiva, bingos y mucho más.

Nuestra protagonista tiene demencia aunque en un nivel medio-leve y algo de dificultad para caminar, aunque es bastante autónoma en general. Disfruta de una plaza pública y está inscrita en la lista de espera de dos residencias, debido a que desde Servicios Sociales ya le advirtieron que podía tardar mucho en poder acceder a una plaza pública de residencia, de modo que era mejor inscribirse cuanto antes.

Pero pasan los cuatro años y la familia de Clara recibe una llamada: tiene plaza pública en una residencia.

Esta situación crea una vorágine de sentimientos en casa de Clara. Nuestra protagonista siente el ofrecimiento de la residencia como una traición, una forma de aislarla de la familia y olvidarla. Vive la opción como un destierro. Del mismo modo, ella se siente (y es) muy autónoma así que se siente infravalorada por su familia, siendo así menoscabada su autoestima. También influye el centro de día, en el cual se siente integrada ya que allí tiene a sus amigos y amigas, relaciones fuertes tras tantos años.

Por otro lado, su familia está preocupada. Se encuentran en la siguiente situación: la dificultad de conseguir una plaza publica de residencia les hace urgir el ingreso de su familiar aunque son conscientes de que no es realmente necesario. Pero se plantean qué pasaría si se diese en los próximos meses una disminución funcional o cognitiva y ellos no se pudiesen hacer cargo de la situación a nivel de cuidados (económicamente ya es una realidad que no pueden hacerse cargo de una plaza residencial).

Es decir, el factor que crea el dilema social con la tercera edad  es totalmente económico y político-social. La reducción de las plazas públicas en centros de día y residencias, la disminución de la cuantía en las prestaciones así como el alargamiento en las listas de espera debido a la ralentización de los procesos crean estos dilemas sociales y hacen de la Ley de dependencia una ley frecuentemente inútil que no atiende las necesidades de las familias.

Una ley bien planteada, mal aplicada y que cada vez cubre menos las necesidades de los ciudadanos, promoviendo además dilemas sociales y problemas intrafamiliares en lugar de facilitar este tipo de situaciones a los hogares. Esperemos que con el grupo de trabajo existente entre todas las comunidades autónomas para trabajar en pro de la 39/2006 (Ley de Dependencia), la situación mejore considerablemente.

La esperanza es lo último que se pierde.

#Yo también sufrí bullying en el colegio

Hoy hablaremos de un tema especial para mí, el bullying. Hace meses que tengo esta entrada escrita, meses que he intentado hablar sobre el bullying pero es una herida de esas que duelen cuando llueve. Por fin hoy, me atrevo a compartirla con vosotros porque visibilizar estas historias, nos ayuda a ver lo perjudicial de esta lacra. Así que aquí va mi pequeño grano de arena…

Hace un tiempo, mientras seguía a  mis compañeros y compañeras que escriben blog sobre trabajo social, vi una entrada de Israel Hergón sobre bullying y despertó en mí ganas de unirme a la iniciativa de Inmaculada Sol.

yo-tambien-sufri-bullying-1

Así que…Yo también sufrí bullying en el colegio.

Mi historia es como la de muchos otros. Empecé el colegio con 3 años, con la característica que acudí al colegio de un pueblo que no era el mío. Y aunque nunca he sido de fronteras, sí he vivido desde pequeña que el origen – aun siendo el pueblo de al lado – puede crear diferencias entre personas, por pequeñas que sean. Añadamos el hecho de que siempre he tenido peso de más, un factor clave en una sociedad tan superficial como la nuestra.

Debo decir que este relato está construido con mis recuerdos, mis sensaciones y los significados que le he dado a posteriori y que viví intensamente en el pasado. Aunque en el fondo sigo sin entender por qué pasó todo lo que pasó.

Tengo recuerdos muy borrosos sobre todo lo que pasó aquellos años. Tirar las cosas de mi mesa, los insultos, los golpes, los puñetazos en el brazo que todavía recuerdo como si fuesen ayer, los empujones, los silencios cuando pasaba por el lado, las piedras,  las ironías, las risas cuando salía a la pizarra, la indiferencia de los profesores, los robos, incluso la participación de madres y padres para discriminar unos niños de otros…

Pasé por situaciones pico. Momentos en los que la situación me superaba y quería quitarme la vida porque era superior a mis fuerzas. Pero afortunadamente siempre encontraba el modo de seguir y puedo poner la mano en el fuego que no fui la única.

En casa, cada año me preguntaban si quería seguir estudiando allí, que si quería podía ir a otro colegio; porque en mi caso tenía el apoyo de mis padres, aunque entonces no se conocía el fenómeno del bullying como hoy; así que ellos siempre cuestionaban si yo hacía alguna cosa mal, le restaban importancia y siempre me aconsejaban que buscase el apoyo de los profesores. La realidad era que yo no quería irme del colegio, porque mis amigos seguían allí.

En ese sentido tenía mi grupo de amigos (a los que también hacían bullying) y me sentía apoyada. Sabía que lo que los demás me hacían estaba mal y no me lo merecía porque lo hablaba con mis padres y reflexionábamos sobre todo juntos (cosa que ayudó en relación a toda la problemática). Era entonces cuando siempre me proponían el cambio de colegio, pero con una advertencia.

“Ruth, queremos que tengas una cosa clara. Aunque cambies de colegio, no creas que todo será diferente, personas como esas te las podrás encontrar en cualquier lado. Puede ocurrir que no, o puede ocurrir que sí, pero sería mentirte decirte que no volverá a ocurrir”.

Así que cada año seguía intentándolo, seguía yendo a clase con la esperanza de que cambiase la situación sin dejar de intentar que el profesorado reaccionase ante aquello que veían. Al sentirme frustrada cuando mis compañeros me acosaban, acudía a los profesores de inmediato y cuando ellos no actuaban, les insultaba. Aunque así sólo conseguí más ignorancia, frustración, rabia, impotencia y algún que otro castigo.

Hasta que un año una profesora se fijó en la situación y decidió advertir a mis padres de que la cosa se ponía más seria y el acoso pasaba a otro nivel (entrábamos en la pubertad, con sus cambios físicos y hormonales). Mis padres se alarmaron tomando mayor conciencia, había una profesora que legitimaba mi versión y eso les hizo decidir zanjar finalmente en el asunto. Aquel año fue el peor porque hice público que el siguiente año pasaría directamente al instituto, saltándome ese año en el colegio. Pero… por fin me fui.

Me fui y me fui acompañada por mi mejor amiga, cosa que me ayudó mucho para entrar con confianza en este nuevo entorno. Y todo cambió, nada era sistemático ni diario, no había insultos constantes, ni batallitas de recreo, ni piedras…Aunque cuando volvieron mis antiguos compañeros y se unieron al instituto no creáis que cesó el acoso. Recuerdo tener 18 años, acabando ya bachillerato y que algunos compañeros siguiesen con la historia cuando empezaba a señalarse el bullying…aunque ya era residual y prácticamente insignificante.

Toda esta historia, mi historia…la cojo hoy con los brazos abiertos. Fue dolorosa, fue horrible en algunos momentos: pero me hizo quién soy ahora. Gracias a los apoyos que tuve pude atravesar toda aquella situación y gracias a la profesora (a quién tengo pendiente todavía agradecer su intervención…) fui capaz de ser resiliente con la situación.

yo-tambien-sufri-bullying-2

¿Las secuelas a día de hoy?

Debo reconocer que el trabajo social y una buena educación emocional me han ayudado en gran medida a sanar estas heridas y secuelas pero siempre quedan restos de baja autoestima e inseguridad. También duele como una herida cuando llueve cuando veo un caso de bullying. Y cierta rabia, tristeza e impotencia cuando recuerdo la situación o alguien me pregunta…¿fue tu infancia feliz?

En positivo, podría decir que fue uno de los impulsores para que me interesase por el trabajo social, la psicología social y la ayuda a los demás. También me ayudó a ser resiliente y saber buscar lo bueno en las situaciones difíciles, así como dejar la superficialidad de lado cuando me relaciono con personas. Y sobretodo, a valorar a mis padres en relación a toda la situación y el buen hacer de aquella profesora y apoyo de mis antiguas amistades.

Toda persona tiene su historia y las cicatrices del bullying por desgracia tiñen de negro muchas de ellas, a veces incluso llevándolas hasta límites inhumanos. Así que si sufres bullying, si sabes de alguien que sufre bullying o si presencias una situación de bullying: denúncialo. El apoyo en estos casos, es crucial.